El Wiener Prater

El mundo multicolor del Wiener Wurstelprater siempre merece una visita, ya que el Prater ha inspirado desde siempre a artistas de todo tipo. Esta atracción se encuentra a tan solo unos minutos a pie del hotel vienés de diseño Der Wilhelmshof. La historia del Wiener Prater, el parque de atracciones más popular y de más historia de los vieneses con sus variadas ofertas de ocio y la famosa noria, comienza en el año 1766.

Wiener Wurstelprater

Aquellos que busquen fuertes emociones encontrarán, sin duda, un gran número de modernas atracciones. Aquí encontrará el tobogán de madera más antiguo del mundo, el carrusel de cadenas más alto del mundo, el gabinete de figuras de cera de Madame Tussauds y muchas otras atracciones emocionantes. En el Prater se divierten a lo grande niños y adultos y cuando hace buen tiempo aun es más divertido montarse en la montaña rusa, el antiguo tren fantasma vienés y la Noria Gigante de Viena.

Zona de recreo Prater

El Prater es, en opinión de la revista de noticias FOCUS, una de las diez zonas verdes metropolitanas más bonitas del mundo. Este popular destino de los vieneses y turistas está a tan solo cinco minutos de distancia de nuestro hotel. En su época, fue un coto de caza del emperador, al que solo él y los nobles tenían acceso, hasta que el emperador austríaco José II, muy querido por su pueblo, cedió a los vieneses en 1766 el área completa como zona de recreo.

El Wurstelprater debe su curioso nombre a la figura del «Hanswurst», un personaje cómico creado por Josef Anton Stranitzky, que durante mucho tiempo estuvo ubicado en el Prater. A finales del siglo XIX resonaban allí las melodías de los organilleros y cantantes de Heurigen y del músico y compositor de fama mundial Johann Strauß. La escena la completaban las risas de los niños sentados frente a los numerosos teatros de títeres de madera que escuchaban con entusiasmo las obras que protagonizaba el divertido Hanswurst. Muchas eran ya entonces las atracciones que buscaban captar ruidosamente la atención y el interés del público. En poco tiempo surgió el inicio del actual Wurstelprater al establecerse allí cocedores de café y gastrónomos seguidos de atracciones, como columpios, boleras y los famosos carruseles.

Tras tanta emoción, a los visitantes también les apetece comer bien, por lo que muchos de ellos se dirigen al restaurante Schweizerhaus. El Schweizerhaus existe ya desde 1868, si bien entonces se operaba bajo otro nombre y en un lugar muy cercano al actual. En aquella época iba allí la gente bien vestida para comer un buen pescado y escuchar la música clásica de Ludwig van Beethoven. Con los sucesivos cambios de propietario, el ambiente se volvió más informal, y la cocina vienesa –incluida la Stelze, una especialidad vienesa– entró a formar parte de la carta. No era, pues, inhabitual divisar entre los huéspedes del Schweizerhaus, subdividido en los diferentes distritos vieneses, a Helmut Qualtinger o André Heller.

Otra atracción del Prater es hoy la Wiener Wiesn, que tiene lugar desde finales de septiembre hasta principios de octubre y ensalza la cultura austríaca. Cada día está dedicado a un Estado federado, y se baila y festeja en el vistoso traje regional al son de la música. La entrada a la mayoría de los pabellones con música en vivo es gratuita. Quien quiera llevarse un recuerdo de Austría a casa, puede comprarse aquí un traje tirolés o unos elegantes pantalones de cuero.

El blog de Der Wilhelmshof – en contacto directo con usted

Información actualizada sobre Viena y nuestro hotel, eventos, consejos y más…

Al Blog

Póngase en contacto con nosotros

¿Tiene preguntas sobre su estancia? ¿Necesita ayuda con la reserva? ¿Está buscando consejos para su viaje? Nosotros estaremos encantados de ayudarle.

Dirección

Der Wilhelmshof
Kleine Stadtgutgasse 4
A-1020 Wien

Teléfono: +43 (0) 1 / 214 55 21-0
Fax: +43 (0) 1 / 214 55 21-33




Teléfono

Teléfono: +43 (0) 1 / 214 55 21-0
Fax: +43 (0) 1 / 214 55 21-33